Salud (Page 73)

Investigadores del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) han relacionado el uso de los inhibidores de Plk1, recién reconocidos como ‘Terapia Innovadora en leucemias’ por la Agencia Americana del Medicamento (FDA, por sus siglas en inglés), con la aparición de problemas cardiovasculares. En los últimos años, los inhibidores de reguladores del ciclo celular (el proceso que controla la proliferación de las células tumorales) han mostrado su utilidad en diversos tumores como cáncer de mama. Entre los nuevos fármacos que usan esta estrategia se encuentra volasertib, un inhibidor de la proteína Plk1 que ha mostrado resultados “muy prometedores” en el tratamiento de la leucemia mieloide aguda.Ir a noticia

Investigadores del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) han relacionado el uso de los inhibidores de Plk1, recién reconocidos como ‘Terapia Innovadora en leucemias’ por la Agencia Americana del Medicamento (FDA, por sus siglas en inglés), con la aparición de problemas cardiovasculares. En los últimos años, los inhibidores de reguladores del ciclo celular (el proceso que controla la proliferación de las células tumorales) han mostrado su utilidad en diversos tumores como cáncer de mama. Entre los nuevos fármacos que usan esta estrategia se encuentra volasertib, un inhibidor de la proteína Plk1 que ha mostrado resultados “muy prometedores” en el tratamiento de la leucemia mieloide aguda.Ir a noticia

Se trata de un estudio experimental pero los resultados obtenidos, por el momento de forma preliminar, abren una puerta a la esperanza para los niños –y las familias– afectados por trastorno del espectro alcohólico fetal (TEAF) causado por un consumo excesivo de alcohol de sus madres durante el embarazo. El trabajo consiste en administrar un derivado del té verde (concretamente el flavonoide epigalocatequina galato (EGCG), un modulador de la plasticidad neuronal que se ha mostrado eficaz en otras enfermedades que afectan al neurodesarrollo) a niños con TEAF, y habría logrado mejorar diversos aspectos cognitivos y conductuales de éstos. Tras un año de tratamiento, y segúnIr a noticia

Se trata de un estudio experimental pero los resultados obtenidos, por el momento de forma preliminar, abren una puerta a la esperanza para los niños –y las familias– afectados por trastorno del espectro alcohólico fetal (TEAF) causado por un consumo excesivo de alcohol de sus madres durante el embarazo. El trabajo consiste en administrar un derivado del té verde (concretamente el flavonoide epigalocatequina galato (EGCG), un modulador de la plasticidad neuronal que se ha mostrado eficaz en otras enfermedades que afectan al neurodesarrollo) a niños con TEAF, y habría logrado mejorar diversos aspectos cognitivos y conductuales de éstos. Tras un año de tratamiento, y segúnIr a noticia