El municipio de Ponce celebra 160 años del carnaval heredado de los españoles

El Carnaval de Ponce, un evento heredado de los españoles, celebró hoy sus 160 años de origen, con el desfile de vejigantes, entre otros personajes, y dedicado a los voluntarios que trabajaron en la reconstrucción del municipio del sur de Puerto Rico tras el paso del huracán María.

El municipio de Ponce celebra 160 años del carnaval heredado de los españoles

Con la actuación adicional de comparsas, bandas de marcha, carrozas, el Rey Momo y reinas, el desfile arrancó en el Bulevar Miguel Pou, intersección con el Centro del Sur Mall, continuó hacia el Puente de los Leones y culminó en la Plaza Las Delicias.

Los vejigantes de Ponce, con trajes hechos de tela de colores brillantes y usando máscaras hechas de cartón piedra y formadas con figuras monstruosas, largos cuernos y dientes afilados, se pasearon asustando a los asistentes.

“¡Vejigante a la boya, pan y cebolla!” o “Vejigante está pintao de verde, amarillo y colorao!” fueron algunos de los estribillos que los vejigantes interpretaron durante el evento, traído a Puerto Rico por los catalanes que vinieron a la isla y se establecieron en Ponce.

Pero, con el pasar de los años, los ciudadanos de la llamada “Perla del Sur”, le añadieron su toque con la música afroantillana.

El carnaval ponceño arrancó oficialmente el pasado viernes con el Desfile del Rey Momo, un cabezudo disfrazado de rey que representa la majestad del carnaval y es representado por un ciudadano conocido de la ciudad, y cuyo nombre queda en secreto hasta el último día del evento.

El festín continuará el lunes con el Festival de Baile de Máscaras, en la Plaza Las Delicias.

Allí, las academias de baile de la región llevarán a cabo presentaciones con máscaras en la tarima. Ese día también se presentan comparsas de vejigantes y bailes.

El carnaval culminará el martes con “El entierro de la sardina”, con otra procesión desde el Museo del Deporte Francisco “Pancho” Coimbre, hacia la Plaza Las Delicias.

Luego, se encenderá el “Juá”, un muñeco de trapo que representa a Judas, el apóstol que entregó a Cristo a los romanos.

El propósito de su quemadura es para alejar todo lo malo y atraer lo bueno en la época cuaresmal que comenzará el próximo miércoles con el Miércoles de Ceniza. EFE / RA

Categoria: 

Source: Informe21

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *